Nada

NADA Solo os pido un silencio total. Que os metáis en una habitación, a ser posible de noche. Con las sábanas hasta las orejas. Sin nadie en casa. Mutismo absoluto. Ahora pensad en un chico de siete u ocho años.