La luna hasta tu cama

Cuando me cambié al insti de al lado de mi casa, no me hacían mucho caso. Tuvo que pasar un curso para que entrara otro chico nuevo y acabara mi aislamiento. Era un vaquero rarito, con un punto de genio pero a menudo excedido. Vamos, que nos empezamos a sentar juntos. Como eramos un par de inadaptados, cada uno en su esfera, nos marchábamos en el descanso en vez de quedarnos con la algarabía en el patio o alrededores. Íbamos a su casa, donde él se preparaba un desayuno a la americana (con pimentón, que para algo es abulense) y allí me contaba sus importantes desvaríos y aconteceres. Yo permanecía callado (era un importante pimpín) y solía preguntarle por la música que iba poniendo en su minicadena. El que suscribe no tenía ni idea de nada, pero escuchaba. Y así es cómo empecé a escuchar Tequila y Los Rodríguez y Calamaro y Ariel Rot.

Un par de años después yo ya había ido consiguiendo ¡de la biblioteca! todos los discos de Los Rodríguez. Al son del Boogie de los Piratas me acerqué a una tienda de discos (eran otros tiempos). Compré Cenizas en el Aire (que hoy sigue siendo un discazo) y con el clavicordio de Felicidad sonando en el discman me dispuse a esperar a mi señora novia en su instituto. Eran otros tiempos definitivamente

Ese verano, en una piscina y con otros protagonistas…

“Pero ¿qué carajo escuchas, Rubén?”

“Ariel Rot”

“Ya estás con tus mierdas”

“¿Y tú?”

“Joder, pues cosas normales. La de “Hace calor” ”

Otro par de fechas después, estábamos en Salamanca viendo a los maestros en acción. Pero esa historia ya la conté

Al que no conocía demasidao todavía era a Quique González…pero luego pude verlo aquí en Zaragoza. Ha pasado el tiempo y el milagro ha sucedido. Por fin iban Quique y Ariel a Ávila…pero la maldición continúa y no puedo ir: Ariel me sigue esquivando.

El que no se libra es Quique…ya tengo internet en casa maña y unos días libres por delante, así que me encaminaré en unas horas hacia la capital del imperio. Reencuentros, tapitas, pitufos…y algún concierto. Hay partida.

Nos vemos por las casetas… y por los tweets, que como dice Manza es donde está ahora la diversión.

Leer Más

Cool cat lookin for a kitty

Summer in the city… aquello sonaba extraño. Un verano entero sin pisar la playa ni poder moverse demasiado: trabajo, calor, poca piscina. Ver fotos y fotos de los demás en sus orillas y sus montañas, sus continentes y sus prycas. Una cuesta arriba empinada sin dorsal del Tour de Francia.

Sin embargo, ahora no recuerdo mejor verano. Ha sido el verano de las pequeñas pero más grandes escapadas: un día en Pamplona, un día en Huesca, un día en Madrid, un día en la sierra, un día de remojo. Pequeñas pero intensas experiencias.

Me cambió el rostro y me creció el pelo. Gané tranquilidad mental y tuve al señor Morix para apoyarnos mutuamente. Aquí tengo amigos, pero el vecino ha convertido esto en una aventura de dos hermanos reunidos por la vida para acompañarse en un momento de inminente cambio para ambos. Lo recordaremos siempre: Hank y Rankle.

Sólo un ejemplo…al principio salimos a correr. A mi entonces quince minutos se me hacían eternos el primer día. Al menos pasaban ya dos años sin que hubiera vuelto a tener fuerzas ni ganas para salir a sudar un rato. Y ahora después…resulta que llegué a ganar casi diez kilos en estos meses. Se ve que el estrés acumulado (y ahora expulsado) se me fue a acumular en la cintura. A la vez y sin embargo, salgo ahora a correr 45 minutos y llego como un señor. La vida tiene estas cosas extrañas.

En resumen, que el verano ha sido único y se terminaba para abrir paso a nuevos rumbos. No sabía nada hasta ahora, pero daba igual. Sabía que iba a escribir esto y que iba a subir una foto determinada que reflejaba el verano mejor que todas las líneas anteriores.

Ésta, concretamente:

sanfermines inolvidables

¿Me concede este baile?

Llega Octubre. Mi buen Morix coge el tren camino del sur. Malvado, se suponía que le tenía que abandonar yo a él y no al revés. Prometimos que si el verano acababa con buenas noticias lo celebraríamos con una comidaca en Artxueta. El que esté interesado, que se pase por el Facebú porque…parece que me quedo como mínimo hasta Enero. Zaragoza no me suelta y yo al Ebro le he cogido cariño.

Chica vudú, tenías razón. Oscense, el bar de U2 nos volvió a traer suerte. Julieta…no te libras de mi. Habrá más guerra, takos, sabinas y pañuelos.

Leer Más

Desde un rincón del mundo…

- Tengo la lengua tan afilada como tu tacón

^ “Eso habrá que verlo”

Curiosa peripecia la de los malabaristas del alambre. Llovía afuera y dentro no destacaban los chorros de luz. No habría sido extraño ver a Sam tocándola una y otra vez. Se respiraba ambiente de noche especial, fuerte espuma en la cerveza, brújula y compás recuperando su armonía. A su lado todas sonreían. Se sentían futbolistas de futuro prometedor bajo la atenta mirada de entrenadores que mantuvieran el ojo avizor con la tarjeta por dentro del bolsillo.

La mitad de los espejos mentían: Se dejaban la voz en risas sueltas, bebiendo sus lágrimas de la ansiedad. Tenía que haber truco. Como me dijo un tipo de Almería, son los problemas de tener una cara que no le importa a nadie.

He dicho que llovía, sí. Lo que no he dicho es que sufrían, pero no de espíritu.

¿Dónde vas tan rápido?

Al bar de enfrente, a ver al camarero para que me baile un poco el agua

Si es cuestión de bailar aguas, yo puedo ser esta noche tu profesor de fama

Lo sé, lo sé.

Chuik. Chuik. Pituca se fue, pero sonreía.

[ Para Morix, por unos tiempos que siempre recordaremos. ]

Leer Más

Mientras el verano se otoñaba

Hacía ya algún tiempo que no aprovechaba este rinconcito para hablar de temas generales. Últimamente dedico mucho el twitter a esos asuntos menudos (recomendaciones, vicios) pero esta vez requiere de más espacio.

Durante el verano he tenido varios buenos descubrimientos por la red. El más importante el de “En mal estado”. Pablo es viejo compañero de fatigas por Ávila, pero no había tenido el placer de leerle más allá de lo periodístico. Tiene el don de lo bueno y lo breve, que eso es dos veces don. Aviso, engancha mucho. Desde la sutil dentellada a la chispa iluminativa y un rostro tintado que me parece simplemente sublime.

Otro que sigue en forma es Manza. Le está sentando fenomenal eso de estar lejos de la urraca y cerca de los libros. Y estos días tocaba acordarse de Labordeta. Yo también lo hice por ahí .

Por lo demás sigo con mis planetitas. Desde ya queda nominada “La pizarra de Yuri” a los premios Trapseia como mejor bitácora del año. Me encanta. Por ejemplo, su historieta sobre el camarada Gagarin es muy curiosa. Por cierto, estos días está chulo echarle un ojo al cielo.

Y además pasarse un rato con los chistes de Montt que cada día son brutales.

Pausa y seguimos, que no sé si se han dado cuenta pero Elmo se ha hecho dueño de Youtube

Y os cuento mi otra gran historieta del verano…

Ya sabéis que las cañejas llevan a la emotividad y la emotividad a las promesas y los líos. Un señor cantantero me pidió que le escribiera una letra, que eso era tan fácil que lo hacía hasta alguién como él.

Gracioso el puñetero. Le dije que imposible, que no tenía ni idea de rimar y menos de dar ritmo y sentido a algo así. Me puso entonces un reto: coger una canción (sin decirle cual) y cambiarle la letra. Sin prisa ninguna. Luego él cogería el texto y al no saber la canción original, haría un ritmo diferente. Podría salir de una balada una cosa rockera. O de un heavy metal un tango. Como un juego. Aquello me pareció curioso y accedí.

Trampa mortal. He querido ser fiel al ritmo (rimas, repeticiones) de la canción y he descubierto que tiene más truquitos de los que parecía a simple vista. No se trataba sólo de rimar primera con cuarta, segunda con tercera. Tenía más juegos. Llevo entretenido con el tema ya varias semanas. Sale algo, poco a poco. Tampoco quiero entregarle una bazofia a las primeras de cambio. Pero no esperéis por mi parte una maravilla, que será la primera vez que intento algo así. Seguro que este cabroncete me lo mejora con creces, eso sí. Un “update” que diría Mourinho.

Si yo termino algún día y él consigue sacar de eso una canción, os lo haré saber. Al que adivinara la canción original, le invito a un kebab o helado, prometido. Es una canción rarita y poco conocida, no vaya a aparecer el hombre de las demandas con un puro. Pero vamos, intuyo que al no saber éste qué tema es, con el resultado final seguro que no la reconoce ni el espagueti volador. Lo que no creo que haga mucha falta explicar es quién es el personaje que me retó al asunto.

Diré que la canción está citada en trapseia, pero como hay tantas eso no supone una gran pista. Y tampoco es del siguiente grupo, pero es que la cosa me encanta y como venimos de una problematiqué… (peaso excusa)

Termino, que ya va largo. Ha vuelto la temporada de series…de momento voy a ver House, Como conocí a vuestra madre, Dexter, Fringe… y Caprica cuando vuelva. Pero como no sé dónde voy a parar próximamente, es posible que vaya un poco despistado y lento. No os aprovechéis de mi. Si veo un espoiler mataré un gatito.

Saludos desde el alambre en la mudanza de los malabaristas.

Leer Más