"Mens sana in corpore sano"

De repente, un día levanté la vista por encima de la cama y me pregunté qué significaría eso. Y en qué idioma estaría eso. Tenía un cuadro, o un póster, o ahora no recuerdo bien, con atletas. España iba a organizar los Juegos Olímpicos, todo aquello molaba de requetemolar. Mente sana y cuerpo sano. Me prometí que nunca me abandonaría como para tener barriguita.

Iluso.

Luego teníamos una vecina que corría por las tardes. Ahora todos tenemos vecinos, o incluso pies que salen a trotar por las esquinas... pero en aquella época la mujer era una excéntrica, una freak. Corría y corría cada día y ganaba campeonatos, lógicamente. Era la única persona, que yo conociera, que le daba a la zapatilla diariamente a la ciudad.

Con el tiempo la conocí. A ella, a su marido... gente abulense de bien. Incluso me atreví a querer dejarla atrás en una de esas carreras alrededor de la muralla. Reventé como pocas veces he reventado. Quedé antepenúltimo de tropecientos.

Cuánto daño ha hecho el running.

Hablando de abulenses, les recuerdo que hay un libro fantástico de relatos de nuestra querida Ávila (me consta que hay algún runner entre ellos) llamado "El mundo según los abulenses" donde me encargué del prólogo. Altamente regalable.

En Pucela, en "La Casa del Libro", descubrí hace poco con placer que tienen un estante entero dedicado a libros de la ciudad, o sobre la ciudad. Un viva por las librerías que hacen eso. Y si tienen "La huella del hombre pisada" pues mejor que mejor.

Y por cerrar el tema Ávila, y el tema deporte... os enlazo las entradas dedicadas al futbolista y paisano César Jiménez que tengo por aquí y por palolandia.

- "Tres años después"

- "Los otros sueños" (1. El documental)

- "Los otros sueños (y 2. César Jiménez)

____

Pd: ¿Qué es "el abulensismo"? Alber planteó una particular teoría sobre dicho "conceto"

Pd (2): ¿Podría ser Ávila la perfecta "ciudad del running"?

Hace 5 años del final de Lost. ¿Quién de nuestra generación no se acuerda de ese día? Me levanté antes, como muchos, para acudir a una casa en la que nos juntamos unos cuantos amigos para ver ese destrozo de emisión que hizo Cuatro. ¿Qué recuerdos, no?

Pues ese recuerdo me trae mucha tristeza encima, pero no por Perdidos. Eran tiempos de cambio, con todo el vaivén que eso trae. Yo ya tenía preparado el post "Le llaman Calavera"  con el que me despediría de Zaragoza, del Play, de ZTV, de aquellos años inolvidables. Sabía que me iba a ir de allí, y quería hacerlo con algo emotivo.

Luego la vida es como es... volví a Zaragoza menos de un mes después. Inicié una nueva etapa de medio año, en Aragón TV, viviendo en el mismo edificio que Morix. Fue una segunda vida, cual gato, en Zaragoza. Muy diferente. Aquello se truncó con un episodio familiar que me dio el empujón definitivo para volver a Castilla.

¿Y qué tiene que ver eso con Lost?

Algo se perdió aquél día. No es un recuerdo feliz porque los que allí nos juntamos ya casi nunca lo volvimos a hacer. A veces, entre la vida y nosotros mismos, nos ponemos trampas que nos alejan. Es inevitable. He aprendido a vivir con esos golpes,  y a disfrutar de los reencuentros cuando vienen. Todo se coloca antes o después. Recuperé a Morix, por ejemplo, años después.

La huella del hombre pisada

Este chico está bobo. ¿Y qué tiene que ver esto con su libro? Pues mucho, ya que la vida es lo que sucede en lo que haces planes y tal.

No he vuelto a escribir una línea nueva desde que presenté "La Huella". Sí algún relato corto, de esos que presento a premios y cuando no van a ninguna parte los acabo publicando por aquí, pero nada más.

Quise quemar el libro, allá por noviembre. No es postureo de escritor aficionado. Fui escribiendo #lhdhp desde que presentaba el guisante. Yo hablaba de amor y todo el mundo hablaba de crisis. Fui escribiendo de cómo todo lo gris impregnaba lo que era color. Iba en el tren y veía una escena y se la añadía a mi personaje. Le iba puteando párrafo a párrafo. Aquello iba cobrando vida propia, y era consciente de que en toda esa amalgama de historias iba quedando algo potable. Así lo fui construyendo,

Pero al llegar Noviembre se me vino el mundo encima. Al dejar reposar lo escrito, y leerlo un tiempo después, vi que aquello no era bueno. Era decente, sí, tenía alguna cosa buena, pero era un libro sin perfilar. Con mil defectos. El protagonista era un capullo, y el gran hallazgo "Layla" -que surgió de charlas con gentes de aquí y de allá- era lo más potable del libro. Pero darle sentido al libro, dándole mucho más protagonismo a ella, me obligaba a reescribir. Y no tenía ganas de ello. Quería publicar, además, antes de que se iniciara el previsible giro que está ya siendo 2015.

Cuando además de todo ese mar de dudas me llegó el libro, con todas sus erratas, me puse muy ansioso. Aquello no era lo que quería presentar, sabía que no era perfecto y uno aspira a estar orgulloso cuando presenta algo. Estaba en un gran lío interno. Tampoco tenía sentido que un escrito al que había dedicado tanto tiempo se quedara en nada.

Así que lo publiqué. Pedí perdón por las erratas y empecé a ver que había gente que le encontraba sentido a ciertas líneas, historias. Leí cosas escritas con cariño. Alguna crítica con sentido. Y también percibí silencios.

Hay personas que si te dedican un silencio lo que están diciéndote es que bueno, que vale. No estuvo mal, pero puedes seguir con el Fifa 15.

Y hoy, 5 años después del día de Lost, me llegó un email honesto. Surgido de esas azoteas y confianzas extremas a las que en algún momento hago referencia en el libro.

Y esa persona, Ana (escruta, observa, aprende), me ha escrito lo que ya sabía pero casi nadie se atrevía a decirme. Que al libro se le podía haber sacado más partido, que al prota se le coge tirria, que Layla pide más líneas porque su construcción tiene fuerza. También dice que hay frases portentosas (¡algo me quiere aún!) y que espera que todos salgamos de ésta. Los personajes, nosotros. Más después de lo de ayer, que esperemos suponga abrir una ventana.

Y he leído el mail y me ha salido todo esto. Hacía tiempo que no tenía por aquí "Una de honestidad".  No creo que haya que guardarse estas cosas. Lo he escrito y me he sentido bien.

Así que yo confieso que lo sé. Sé que escribir es algo complicadísimo y que aún me queda muchísimo por aprender. Por eso no he vuelto a escribir una línea de algo serio, porque le he cogido muchísimo respeto al oficio. Sé que el libro cogió vida propia y que me permitía más dobleces. Pero no pude, lo confieso, no pude porque no quise. No quise porque no quería darle más vueltas a ese exorcismo de la crisis. Me di por satisfecho de que quedara entre líneas un boceto de lo que fueron esos años terribles que se nos vinieron encima tras el 2011. Por eso tampoco he ido a ferias del libro o he hecho más presentaciones. Por eso no le he dado más bombo del necesario. Sé que había hecho algo incompleto, pero necesitaba cambiar el chip.

La huella del hombre me pisó, vaya. Me quedé sin fuerzas.

Pero en fin, que seguiremos perdidos, pero siempre honestos, tras las ventoleras, aguantando el huracán. Para eso hemos venido a estas tierras.

___

A pesar de todos los pesares, "La huella del hombre pisada" puede comprarse en la web de Chiado Editorial.

Si algún día me dicen que mi nombre estaría asociado en "La Casa del Libro" al término "Influencer" me daría un patatús. Y si encima lo ponen con muchas erres, más todavía. La culpa es de otro influencerrr (Garcinuño) que hizo esta crítica al libro en "Los 4 Palos". De ahí han sacado la breve descripción que acompaña a "La Huella del Hombre Pisada" en la página online de la que toda la vida fue mi tienda favorita.

2015-01-26 19.02.28
to anthró?pino apotýpo?ma pélmatos
2015-01-17 00.29.57
La huella uruguaya

Os pedí que me mandarais fotos con el libro si os lo llevabais de viaje y aquí va una primera selección de instantáneas. La de arriba es de Deivid en Atenas. Entre Syriza y Syriza, se llevó el libro a un lugar al que aún no he ido. Qué envidia, carallo. Qué envidia, jroña.

Aquí a la izquierda van una serie de montajes chulos de mi adorado y añorado @rodrigarme.  Rodrigo es ahora uno de los nuestros en las Américas y sin libro, pero con ingenio, se llevó "La Huella" al Teatro Solís, la Plaza Independencia y la Calle Sarandí de Montevideo.

Tenemos que ir a verte.

Más cerca geográficamente se encuentra Badajoz, pero la verdad es que se queda un poquico a trasmano para ir a menudo. Por suerte tenemos por allí a Susana, que me mandó pisadas desde la Puerta de Palmas.

IMG_7634
La bande de roulement de l'empreinte miau

 Y aquí a su izquierda Mozart, un gato alpino, que ve a niños franceses con camisetas de la selección española en lo que maúlla a esquiadores, Cesc y Fábregas.

Un felino intrépido que además sabe idiomas.

Y desde Barcelona mi buen amigo ajedrecístico Morta se atreve a hacer un montajillo...

En los últimos tiempos he acumulado también alguna satisfacción, como ver esta magnífica crítica en "Shared Lives".

Mi amiga Eva, al sur de Ávila, me manda este montaje tan chulete. Me consta además que me hace promoción por esos lares.

Más al sur aún me llego una notificación de que habían escrito sobre el libro en "Más Jerez". De las críticas que más ilusión me han hecho, por lo inesperado.

Así que espero con todo esto haber logrado que queráis comprarme un librico. ¿Dónde hacerlo? De forma presencial, según "Todos tus libros", está en varias librerías de España, especialmente en Andalucia y Castilla y León.

Se puede pedir, obviamente, en cualquier establecimiento. Y, si no, en la web de Chiado Editorial nunca ha habido problema para hacer llegar un ejemplar al comprador.

A seguir dejando huellas viajeras.

¡Para, para, paaaara!

La petición de "Stop" venía de una compañera de edificio de trabajo, ante mi salida del lugar a toda velocidad. Había una razón para ello: el atasco estúpido que se nos monta en el callejón de salida. Sin embargo, no haber parado habría sido impropio de un chico educado.

- Dígame usted.

Nada, solo el placer de verte parar. Que te pasas el día corriendo.

Paco wins Time
Paco wins Time

Tenía razón. Yo hubo un momento en el que fui un soltero de buen ver -y alta soledad- que además de escribir cosas le dedicaba horas al Civilization o se encadenaba cuatro capítulos a los Soprano sin mayor problema. Luego me eché novia, una play station y un perro. Eso, más la maravillosa jornada partida "Made in Spain" me han convertido en un hombre con prisa. Nunca me gustó perder un segundo de día, ahora directamente me dedico a robárselos a los semáforos, calles y pasillos.

Pongamos como ejemplo la O.R.A. El tiquecito del demonio. Es un buen ejemplo de cómo a veces compro tiempo. ¿Y si aparco aquí aunque sea zona azul, que pilla más cerca, y así tardo diez minutos menos en llegar y diez minutos más en salir y puedo dedicar veinte minutos a una siesta que me permita a medianoche no estar muerto de sueño y así poder ver un capítulo de Orphan Black?

De vez en cuando pago 50 céntimos por media hora o 42 minutos más de vida.

Lo hice esa tarde que me obligaron a verme parar. Pague el ticket, gané veinte minutos, y me acordé de esa película llamada "In time" que aquí titulamos "El precio del mañana". Tiene un 5´8 en FilmAffinity, más de lo que pensaba porque en su día las críticas fueron feroces. Y oye, hay buenos actores, Justin Timberlake aparte. Amanda Seyfried, Vincent Kartheiser u Olivia Wilde por ejemplo. Pero vamos, que lo que quería contar es que la peli propone...

"El hallazgo de una fórmula contra el envejecimiento trae consigo no sólo superpoblación, sino también la transformación del tiempo en moneda de cambio que permite sufragar tanto lujos como necesidades. Los ricos pueden vivir para siempre, pero los demás tendrán que negociar cada minuto de vida, y los pobres mueren jóvenes".

Y oigan, no ha habido aún que sepamos la creación de una fórmula contra lo de envejecer, pero lo que es un hecho es que el tiempo ya se paga caro. Yo voy siempre a toda mecha para luego poder disfrutar de mis vicios sin prisicas. Me he vuelto una persona tremendamente ordenada para estas cosas.

Pues eso, que os pongáis a Timberlake y sus acordéis de mí, "el hombre con prisa".

"Ay, es que dijeron que era mala". Pues hombre, buena buena no es, pero mirad que actoracos. Para una tarde de domingo os vale... y el concepto inicial me parece tremendo.

Termino. Maldigo al Ente Cósmico por no hacer los días más largos.

Y lo maldigo dos veces porque la Tierra es bonica, pero no es Pandora.

Me voy, que se me hace tarde.

2

Os voy a contar un secreto:

Twitter moló. Moló mucho. Pero eso fue antes de que llegaran los jefes, las #brands y los autotitulados como Community Manager y Social Media Strategist.

En su momento, ahí abulenses éramos tres y el de los pelos largos. No en vano así surgió "Los 4 Palos". El caso es que, de vez en cuando, esos cuatro abulenses arrobizados y los que completaban la docena del cesto, jugábamos a escribir tonterías. Fue el caso de "Ávila Audaz", que ya puse por el blog.

Pero hubo otra en 2012 muy divertida, que estaba perdida en el cajón del olvido y que he querido traer de nuevo aquí.

Fue ¡Acampada Pincho!

 

La historia era más o menos así: se dijo que Ávila podría perder uno de sus principales atractivos, la tapa gratis. Eso, evidentemente, provocaría un holocausto civil que ríete tú del 2 Mayo.  

Y en Tuiror-Tuitah respondimos como sabemos: con gracejo.

la cosa se fue calentando como un buen pincho calentito, valga la gastronómica redundancia.

Y es que el verdadero amor es el verdadero amor

___

El futuro pasa por la tapa inteligente, la SmartTapa. Si no se le ha ocurrido a nadie todavía, ya reivindico el concepto. Ávila será Ávila Smart o no será. Nosotros ya hemos hecho una reivindicación multidisciplinar, internacionalizada y categorizada sobre ello:

-  Ávila: ciudad del running 

- Santa Hipster

- La Palomilla perica 

- ÁvilaAudacia 

- SmartizÁvila 

- Ávila SmartBeach

Les dejo, que me ha entrado hambre.

Pd: ¡Ay Gregoria!

______________________

* Con esta entrada, estreno nuevo formato del blog. Encontré este theme colorido que me gusta bastante. Espero que sea de vuestro agrado.