Category Archives: Trapisondas

Las 15 principelis

Definitivamente, las listas (aquello que se llamaba “Meme de Internet“) se han vuelto a poner de moda.

Ya saben… aquello de pon aquí tus cinco mejores tal y pasa el marrón a otros cuántos pringuis para que siga girando la rueda. Ojo, que no lo critico. A mí esas atunterías siempre me han gustado.

Y aquí estamos otra vez, en este caso por tema de películas. El señor Croquet puso sus 15 favoritas, le pasó la rueda a #Calavera y el cinéfilo me lo ha pasado a mí. Y yo, en vez de contestar por Facebook me lo traigo aquí y que se fastidie Zuckerberg. La cosa vendría tal que así..

- Lista de Ger: El Octavo Pasajero, El Resplandor, El Bueno, el feo y el malo, El Tercer Hombre, Barbosismo Ilustrado, Terminator 2: El Juicio Final, La Caza del Octubre Rojo, Desafio Total ( la de chuache), Uno de los nuestros, Jungla de cristal, Origen, Gladiator, Toy Story, Doce Monos, Indiana Jones en busca del arca perdida y Camino a la perdición.

- Lista de Calavera: Midnight in Paris, Ed Wood, Testigo de cargo, El séptimo sello, Uno de los nuestros, Local hero, Con la muerte en los talones, Eduardo Manostijeras, La huella (la original, no la mierda de remake que hicieron hace poco), El padrino, El quinteto de la muerte, Martin (Hache), Los Comitments, Las 12 pruebas de Astérix y La Vaquilla.

¡Nevera!

¡Nevera!

Aquí voy yo. Tiro de Filmaffinity para ver quiénes se han ido llevando mis dieces y nueves y mis 15 serían…

1) La Gran Evasión (la mejor, ever)
2) Con la muerte en los talones (la epopeya de Kaplan)
3) Alta Fidelidad (hay un antes y un después en esa tienda de discos)
4) ¡Olvídate de Mí! (la enfermera empieza a conspirar)
5) Wall E (la he visto hace poco de nuevo y me parece sensacionalérrima)
6) Río Bravo (purple light in the canyon)
7) Casablanca (Allons Enfants)
8) Origen (Quiero enchufarme a esas máquinas, Ellen)
9) American History X
10) El Rey León (Timón y Pumba debían estar aquí)
11) La Fuga de Alcatraz (el día que conocí a Clint)
12) Primera Plana (Wilder)
13) Sonrisas y Lágrimas (¡Han huido!)
14) El niño de Marte (cosas de marcianos bajitos)
15) Inteligencia Artificial (no pensaba meterla en la lista, pero cada vez que la reponen algo me ata al dichoso niño. Es triste y retorcedora de estómagos. Hay algo de inevitabilidad en ella).

Para que gire la rueda, nomino a @manzaniano y a @beatrizolandia. Y los que sean más de televisión y series, os recuerdo que tenéis el #seriestills ahí para los que quieran jugar al tema.

Éstas fueron mis principelis. Dese por nominado todo el que lo lea.

Ramones y Mazmorras

* Gracias por las propuestas, ideas y comentarios que habéis realizado ante #LHDHP: El Dilema. Sigo sumando y valorando opciones. Espero poder contaros pronto ideas o pasos hacia delante.

Hablemos de escrituras ajenas.

Echo de menos albergar por aquí colaboraciones.  Que uséis esta tribuna para dejaros unas letras y que las podamos catar. Hace tiempo que nadie me pide aquí hueco y lo echo en falta. Si alguien quiere tomar el espacio o proponer una batalla de historias, aquí queda el guante lanzado.

De Ramón fue una de las últimas… Érase la historia de un romance…

“Ramón se diluye entre las miradas de los que habitan en los vagones, entre las manos que agarran, cada día, los mismos milímetros de barra metálica junto a las puertas automáticas, entre las pícaras rumanas que sustraen valores de los bolsillos, vestidas con ajustadas camisetas de imitación” ( “Romance de Ramón“, de Alberto Baeyens ).

Y de otro Ramón escribía muy felinamente el señor Del Pozo por Los 4 Palos. Historia recomendada, a tale of two benches…

“Se conocieron en la Universidad de la Vida, en la Facultad del Mobiliario Urbano, magna institución en la que se han formado farolas, bancos, fuentes y papeleras desde que la fundase, a finales del S. XVIII, el honorable carpintero y artesano inglés Lord Woodgate”. ( “Fábula de Ramón y Gustavo“, de Alberto Martín del Pozo ).

Tengo ganas de hincar diente a más historias. La soliloquia Ana Vázquez me propuso por Twitter no perder de vista a Elvira Sastre, así que habrá que hacerle caso: “Relocos y recuerdos”. También Patricia Carrascal me lanzó una idea: tener en cuenta a Pérez Gellida, autor de Memento Mori. Ahora estoy terminando “Lo demás es cosa vana” de Cristóbal Medina, que está muy bien y del que escribiré pronto por Los 4 Palos.

Todo esto vino al poner en Twitter…

Y de ahí llegamos al tema de las escrituras, aunque lo principal sigue en pie… buscar también ideas o peticiones para la nueva temporada de la radio. Se aceptan consejos.

Otros enlaces e historias:

1) Tengo un nuevo candidato a “Lectura Disfrutada” para los #faritos2014: “Dos hombres en un ascensor”.

2) Una vieja historia de Yuri: ¿Alguien se acuerda de la peripecia real de Gagarin?

3) Una genialidad de Illo de hace un año: “El Toro Mago”.

Y ahora que ha vuelto el fútbol… ¿Dónde acabó Oliver Aton? ¿Sería posible ese balompié mágico? Hace un lustro hablamos por aquí de ello en … ¿Portero alemán bueno? ¡Illgner!

¡Abrazo a todos!

#LHDHP: El dilema

Las historias felices están en recesión.

Esa frase fue una de las que me salieron de dentro en la charla sobre “El sentido de un guisante” que preparó en Ávila la concejala Sonsoles Sánchez Reyes. Me había hecho un pequeño guión sobre lo que contar, pero me lo dejé en casa. El resultado fue mejor que haber ido con algo preparado, porque al estar entre caras conocidas me limité a contar lo que llevaba dentro en ese momento. Y lo que llevaba dentro era ya el embrión de #LHDHP, libro modesto que ya he terminado de escribir.

Mi anterior pequeña novela era un compendio de escritos de adultescencia, escrita en épocas en las que uno se podía enamorar. Mi sensación, cuando presentaba el libro, es que había caído ya en mala época. En ese momento, la crisis estaba todavía en pleno golpe (que no quiere decir que haya desaparecido ya, pero me entendéis). Yo mismo estaba en paro, y me costaba de algún modo hablar de historias felices cuando todas las conversaciones alrededor eran sobre el negro futuro.

#LHDHP es mi exorcismo personal de la crisis. Es una historia cualquiera, mezcla de las desesperanzas y resiliencias, que podrían protagonizar dos jóvenes cualquiera de la España de la presidencia de plasma.

Y ahí estoy, realmente sin saber qué hacer ahora. Pido ayuda a través de esta tribuna.

Presentarlo a concursos, buscar despacio una editorial, optar por la autoedición, colgarlo gratis, subir a Amazon, hacer un crowdfunding. He mirado de todo y prácticamente en algún momento cualquiera de esas ideas ha sido mi preferida.

Hoy en día, llegado el momento clave… no sé que hacer. No es la misma situación que cuando el guisante, que buscaba lectores y presencia, al estar en paro. Que necesitaba encargarme de un producto, yo mismo, y demostrar que podía darme publicidad y llevar algo mío a buen puerto. Encargarse de todo fue bonito pero agotador. No sé si ahora tendría fuerzas y tiempo para hacer algo similar.

Sé que con #LHDHP no ganaré el Planeta. Es obra pequeña (mayor que la anterior, eso sí) aunque tiene hallazgos y parece que está gustando entre los que han leído trozos, como una evolución lógica en mi propia escritura.

Así que…

O tal vez mejor, como dice @jelkogar : “Autoedición aunque te lleve más tiempo”. Se agradecen los apoyos en cualquier caso…

Ayer, mi idea principal era subirlo a Amazon y el que quisiera una copia privada, que lo pidiera bajo demanda. Al amanecer, me veía con ganas de hacer algo muy similar al guisante. Y ahora, tras decirme @beatrizolandia que le había gustado el trocito que le mandé, he vuelto a pensar en la posibilidad de intentar convencer a alguna editorial.

La verdad es que acepto cualquier idea o sugerencia, que para algo ha de servir este rincón. Sea como fuere, doña #parientasintwitter ya se lo ha leído entero (ahora está con la corrección más puntillosa) y parece que le ha gustado. En especial Julia, la portera de la novela. Uy, ¡spoiler! :)

Pd: Las canciones que acompañan a la novela, se pueden ya encontrar por aquí.

La suerte y el conejo

“La colocación es fundamental”, me digo a mí mismo para ganar fuerzas y confianza. No ha sido tarea fácil lograr la ansiada posición: justo en frente de ella, a tiro de guiño y complicidad.

Nos hemos arremolinado en dos puntos (nosotros junto a la canasta y ellas en la fuente) hasta que el enviado especial de estos menesteres (Mario, “el pecas”) nos ha dado luz verde al acercamiento. Quien más, quien menos nos hemos hecho los interesantes para acabar logrando la compañía del mejor compañero de palmada, del fiel aliado que retendrá la rueda para darte justo el pase de gol en el momento final:

El conejo de la suerte – ha salido esta mañana
a la hora de dormir, oh sí ya esta aquí

haciendo reverencias, con cara de vergüenza

Tú besarás al chico o a la chica que te guste más”

Pero ellas también tienen aliadas, y ha sido Marina,  la pérfida Marina, la fiel escudera de mi ansiada Lucía, la que ha retenido la melodía el tiempo suficiente para no dejarnos hacer la jugada.

Y ha sido mi amor, mi adorada y brillante rubia de ojos azules, la que se ha levantado hacia la esquina, hacia el pivot malvado que se mete todas las malditas canastas. El gigantón guapete al que si osas quitarle el balón te pita “palo” bajo no se qué norma internacional de la federación internacional de baloncesto. Con un padre vociferante que siempre me grita “dásela a mi hijo” si me chupo una jugada de ataque.

Ahí está Lucía, agachándose justo en frente de él. Dándole un beso en la mejilla al gilipuertas, que mientras lo recibe me mira fijamente y me hace el gesto de “canasta”. Tres puntos, colega.

Y encima Marina, la vinagres, se ha reído de mi cara. En mi cara.

“Que importa si cuesta, yo a rastras mejoro…

…a que salgo de ésta, a que me enamoro”.

30 (castañas)

El diablo viste de Prada… y a veces ni eso.

Ella sin dejarse dejar pero dejando el dejarse. Permitiendo a la vibración acercarse y fluir. Las verdades siempre buscan conexión y demandan su sinapsis.

Enredarse y enredarnos.

El segundero sigue su avanzada cual blitzkrieg.

El ingenio se la juega en miradas de instantes. Cuando las palabras menos significan más. Caras insolentes que resurgen retando a los sofás.

Aguantando las miradas con sapiencia de metrónomo.

Se declara la guerra a cualquier punto que se interponga de esos ojos al infinito…

Ahí estaba esa voz.  Riéndose de mí desde mi propia cabeza.

Tu sombra se hace más pequeña, mi fantasma más grande, mi realidad más mentira. Recuerdo ya indubitable cuando la noche alucierna. Me sirvo un cubata y pongo el brazo en el sofa como un derrotado Draper en blanco y negro.

Va duro y espeso por ahí dentro.

Todos son autómatas de un engranaje que nunca cambia. Un trending topic fugaz y sin sentido. Con la sonrisa vacía y una vida de ibuprofeno.

Al final es Dios el que es un poco R.R.

Con noctunidad y demasía.

Esta realidad no suena tan real y todas las ficciones ahora parecen de mentira.

Una escombrera en la que todos sean lo mismo: una chatarra sin sueños.

Entregado a una bebida y a la pausa de las certezas que buscan su sitio entre el eco diario.

Todo está en el pasado, ahora nada es ya pausado. Nocturno análisis de un flamante cobarde envejecido Fuí yo el que por mí mismo me fui convirtiendo en otro bailador de lo inane.

“Abandonad toda esperanza” es ahora un viaje iniciático que se hace en vida.

Las preguntas adecuadas lo son todo.

La persona que te hace hacerte las preguntas adecuadas: ella lo es todo.

<— (30)

—> 31