Category Archives: Trapisondas

Mi amigo numismático

En la calle en la que vivo hay una tienda de monedas y cada vez que paso por allí imagino a mi amigo Juan Antonio discutiendo con Pantuflo Zapatilla y otros grandes señores con monóculo sobre la idoneidad de adquirir uno u otro producto.

Y es que el bueno de Illo es especial en cualquier sentido que imagines. No hace mucho, en una de esas charlas al calor de unas buenas kwak, mi amigo numismático nos contaba qué haría él con 100 millones de euros. La respuesta puede parecer fácil – comprarse una casa, ahorrar, invertir – pero no lo es, nos aclaró. Para Illo, lo fundamental sería un catamarán. Quiero que le toque la lotería para poder hacernos unos selfies en su catamarán. Tomarnos unas Jameson – o, ya puestos, algo más caro – y hacernos unas cuantas instantáneas mientras leemos Los 4 Palos y alimentamos delfines y sirenitas.

Porque Illo es esa persona a la que si estás un tiempo sin ver acabas echando en falta por algo muy particular: su conversación, su forma de ver la vida y el mundo, su sentido del humor.

El Guerrero Cansino con crisis de identidad

El Guerrero Cansino con crisis de identidad

Llevaba tiempo queriendo dedicarle unas líneas pero algo definitivo ha pasado para que me ponga a ello: Lycos ha cerrado su página. 

La pregunta no es… ¿pero es que Lycos seguía abierta? sino… ¿pero es que Juan tenía página? Sí, aunque llevaba años sin actualizarla yo aún entraba a encontrar viejas risas en historias de cuando peinábamos más pelo y menos canas.

Patata de Sofá. Nuestra primera genialidad del siglo XXI.

Ahí se contaban historias como…

almurana

Almu y Rana

“Hace unos dias se celebraba en Masachutes, un pueblecito de la provincia de Ciudad Real, la XXX Feria Internacional de Inventos, en los que destacaban inventos como el sacamocos automático, el detector de gente patética o el transformador de canciones, invento este último de sobra conocido en los Estados Juntitos, ya que uno de sus mayores usuarios es Enrique Iglesias.

El arte del absurdo en Ávila se llama Juan Antonio, Illo.

Almu y Rana, el Guerrero Cansino, la familia Picha Floja, el generador de insultos Patata de Sofá… son pequeña historia de algo muy grande, el surgimiento de un pequeño malvado al que ahora podemos disfrutar una buena cantidad de domingos por Los 4 Palos. Juan es muy grande y hay que repetirselo a menudo para que nos siga ofreciendo pequeñas pildoritas de ingenio.

¿Mi preferida? ¡El Flan Gigante ataca Nueva York!

flanNY

“El caos y el pánico corrieron rapidamente por las calles de la ciudad, que se vio envuelta en una situación inédita hasta el momento, ya que los ataques de flanes gigantes fueron eliminados, como con los dragones, allá por la edad media. La falta de experiencia hizo que la policia huyese del lugar al grito de “…uuuhhh, uuuhhh osea que me come, osea uuuhhh…”, mientras levantaban las manos y pegaban saltitos en circulo. La actuación de los bomberos no fue mucho mejor, ya que es bastante difícil….pues…apagar un flan; pero ellos lo intentaron.

Con el ejército americano ya en las calles, la ciudad se tranquilizó y recuperó un poco la cordura, pero los propósitos de los militares de bombardear el flan fueron un auténtico desastre, el flan absorbía todos los misiles y bombas, tras lo cual expulsaba un sonoro, generoso y sano eructo, el cual dejó sordos y medio locos a buena parte de las fuerzas de defensa americanas.

Avance del malvado flan
Avance del malvado flan

El avance del flan parecía imparable, así pues, el gobierno americano se reunió de urgencia para resolver este problema. Pero el desconocimiento de la situación era enorme, ¿de que era el flan?,¿De huevo o de vainilla?, ¿Flan Dhul, o de los DIA?. Todas estas cuestiones hacían el trabajo mucho más difícil.

Así pues y ante la falta de respuesta por parte de la administración americana, el pueblo neoyorquino tomó la firme determinación de acabar con el problema de una forma tajante y contundente. Miles de personas se dirigieron hacia el punto en que el flan estaba sentadito y descansando (es duro atacar un ciudad tan grande siendo un flan), armadas con cucharillas, tanto de cafe, como los más golosos, que llevaban una cuchara sopera.

La batalla fue cruenta y fatal, para los diabéticos, el resto se puso como el tenazas comiendo flan, aunque en algún momento diversos grupos “Pro-Flan” pidieron clemencia ante los desesperados gritos de socorro del gigantesto dulce, pero estas peticiones fueron acalladas con impactos de trozos de flan en sus caras, entre risas y cachondeo general.

Así pues gracias a la rápida actuación de la ciudadania de Nueva York el ataque no tuvo grandes consecuencias, eso si las calles quedaron hechas una guarreria.”

_____________

Así es Illo.  Tan pronto me dibuja un guisante como me descifra en medio segundo lo que esté pensando, si tengo un problema o una ensoñación. Lo esencial, que suele ser invisible a los ojos, para Juan Antonio transcurre en 3D y en colores que ni te imaginas. Ese es Illo, un desencriptador de lo cotidiano, un dibujante de las líneas que los del común no vemos. El editorialista del Valle del Corneja, el pequeño truhán que siempre tiene la puntilla adecuada. Un dardero imprescindible, el whiskito siempre en su punto, el tequila solo si es para honrar un buen patinaje.

champi1 champi2

champi3champi4

Para mí, Illo es el tipo genial más desconocido de nuestros viejos muros. Un amigo que querrías que todos le disfrutaran.  En un sitio tan sombrío como Ávila, que haya alguien tan brillante y tan desconocido es una gran paradoja junto a la muralla.

Por muchos más años de tus pildoritas geniales, maestro. Y tranquilos todos…tuve la precaución de guardar el archivo completo de su vieja web. Nada de eso quedará perdido…

Patata never dies.

L.H.D.H.P.

¿Spoiler? ¿Adelanto? Así me obligo a seguir acelerando el proyecto y no dormirme en los laureles ;)

L.H.D.H.P.

Prólogo
1 – Magma 2 – Rombo 3 – Vía 4 – Layla 5 – Jungla 6 – Farola
7 – Frío 8 – Café 9 – Ella 10 – Azotea 11 – Danza 12 – Click
13 – Billete 14 – Quiosco 15 – Turno 16 – Kitti 17 – Portal 18 – Rueda
19 – Draper 20 – Río 21 – Prioridad 22 – Gris 23 – Humedad 24 – Parking
25 – Simulacro 26 – A4 27 – REM 28 – Restaurante 29 – Londres 30 – Treinta
31 – Encuadre 32 – Soledad
33 – Chamartin —> Epílogo

_

Gracias María, David, Ana y Patri por haber dado los primeros ánimos con los adelantos.

Seguiremos escribiendo…

El sexenio (+ 4) trapseico

Cada vez que lo pienso me entran escalofríos.

Escalofríos si pienso en quién soy ahora y quién era entonces, cuando abrí el blog y al poco tiempo tuve narices de irme a Zaragoza. Ahora, con mucha más experiencia que entonces, no sé si tendría ese valor de enfrentarme a un cambio tan radical y un programa tan exigente en horas como era el “Play Zaragoza” de entonces. Mi motor era el desparpajo y las ganas de probarme a mí mismo… y la juventud. Pero vamos, aquello me quedaba grande porque era un pringao inconsciente. Sobreviví porque la vida me puso al lado a la gente adecuada.

Aún no tenía ni idea aquel 2008, pero me iba a anotar uno de los grandes aciertos de mi vida.

Esta bitácora se lanzó al abordaje por aquellas épocas con  “Nada” y desde entonces hemos ido soplando velas en la red con “12 meses, 100 entradas“, “Dos años de salutiferia“, “Tres velas”“Al cuarto año los palos” y “Con el 5 en la camiseta”.

Cumplimos seis años de invento y en Diciembre tendremos… 10 años de Faritos (contando el primer blog y Estrapía). Éste es un año importante en ese sentido, una fecha redonda y un momento de hacer bagaje. Aunque hubo algún momento de posible cambio, seguimos al frente del cacharro. Si pinchan en el “Leer más”, vamos con una de números…

Primaveras y espejismos

Tres historias inconexas (o no)

1) Sonrisas

Suelo ir al límite de hora siempre. Me he ido educando con los años y ya no soy el tardón que era en épocas más juveniles, pero sigo llegando con la campana encima a todas partes. Siempre que estoy en casa me surge una última cosa que hacer, leer o procastinar, aprovechando hasta el último segundo. Una de esas procastinaciones ha consistido en buscar cuál es el camino más corto para llegar al garaje y del garaje al trabajo.

Puede haber en algún trayecto menos metros pero una peor combinación de semáforos. Es una cuestión no menor, que diría el estadista. Sin embargo, desde hace un mes siempre voy por la misma calle. Ha pasado algo terrible: ha cerrado el bar de los señores simpáticos.

Cerca de casa tenemos un bar de esos de toda la vida: con patatas, morcilla, huevos rotos, salchicha y cañas bien tiradas. Barato y con una sonrisa. Pues bien, desde hace unas semanas tiene un cartel de “cerrado por asuntos personales”. Y desde entonces paso cada día por la misma calle cuatro veces al día, a ver si esos asuntos desaparecen, confiando en que todo esté bien. Esperando verlo abierto, entrar a la hora que sea y pedirme dos cañas, unos huevos revueltos, salchicha de Zaratán y unos calamares.

Me tiene a mal traer el tema. Los bares con sonrisa (el cocinero, además, cocina tatareando) deberían ser patrimonio de la urbanidad.

2) Mendigo

Es un hecho que han vuelto los mendigos a las calles de Valladolid. Con motivo de aquella ordenanza famosa, su presencia se desvaneció por un tiempo. Pero han vuelto: a la puerta de los supermercados, a las esquinas. Hoy no vengo a escribar de su presencia, de verdades y mentiras, mafias, ordenanzas o crisis sociales. Es por otra cosa.

Ayer me ocurrió que un hombre, con no las mejores pintas, me abordó. Pensaba en escapar de cualquier modo con una excusa cualquiera, pero su frase me desarmó por completo a mí y a mis prejuicios:

¿Podría comprarme una barra de pan?

Y ahí, a escasos metros del bar de arriba, en la nueva panadería (no todo van a ser cierres) compré un par de barras, una para él y otra para servidor. Le seguí luego con la mirada, comiendo su currusco, doblando la esquina.

3) Dardos

Premio Dardos

Premio Dardos

Esta página es muy de dar premios, pero ahora ha tocado recibirlo y dar las gracias.

“Premio Dardos”

El galardón internetero viene desde la página “Selene o La Nada” donde cuentan que el premio es algo…

“simbólico otorgado por otros bloggers que reconoce la dedicación, creatividad y esfuerzo de mantener un blog. Las normas de aceptación son agradecer el premio al blogger que te ha nominado (…) mostrar la imagen del premio (a la izquierda del párrafo) y nominar a otros blogs. En cuanto a esto último he leído tanto 15 como 10 nominaciones”.

Lo que haré yo será dedicar este premio a todos los ganadores de “Faritos Abandonistas” (por aquí el palmarés completo) a ver si así con la excusa vuelven a dar a la tecla…

La pizarra de Yuri - [.Luces y sombras* -  Soliloquios de Ana Vázquez - JC - El Oro de Mackenna -  Buscando el mundo feliz - Jaume y el señor Ishkarioth aunque sea por su Tumblr. 

Me quedan un par así que para Alberto y Pablo, que son buenos darderos.

Buen y soleado fin de semana.

Tenía que decírtelo

Yo conocí a Kid Chocolate.

Ejércitos del rock rompiendo filas

Ejércitos del rock rompiendo filas

Las horas previas a un concierto de Quique González me son como las de un derby, o las de un clásico, como lo llaman ahora los finos.

Pasan las horas y aparentas tranquilidad pero por dentro te van creciendo las mocitas madrileñas, tan alegres y risueñas. Uno vive la música como el fútbol, con furia. Más a lo Juanito que a lo pulsera de Mediaset.

¿Dónde está el dinero? me pregunto tras soltar la primera catarata de euros en katxis de cerveza. Los pájaros mojados – en los grados adecuados – viven mejor el rocknroll.

Parienta sin Twitter encuentra en la sala a uno de los capitanes de esto del vivir: Don Jorge, de nombre Ove. El crack a seguir, el auténtico clásico. De esas personas crecidas para vivir conciertos, sentir las letras, poner la melodía.

“Winter is here. Ese es el puto problema”.

Y ahí, delante de los tres como decía, Kid Chocolate. Viviendo la noche casi sin ropa, sin disfraces: un auténtico. Sintiendo cada canción como si la batalla fuese un ring. Empezaba en la esquina, se acercaba a Dallas (Memphis) y privaba salitre. Ella, Miss Camiseta aún por mojar, aguantaba las acometidas con sapiencia de metrónomo  sabiéndose el pequeño rocknroll.

Supongo que ahora duermes calentita.

Supongo que ahora duermes calentita.

Kid golpea al aire buscando aliados en la ciudad del viento. Ella se señala de tobillo a clavícula, deteniéndose en lo interesante. “Las chicas son magníficas” deletrea con deleite y Kid se paladea. Pim. Pam. Pum. Lo sabes. Lo sé. Kamikazes enamorados y que el poblado rabie si no lo entiende.

Vidas que dejé cruzadas vienen persiguiéndome. Y escribo a Manza y a Alber y a Peci y a Junqui, todos los que echa o echaría de menos esta ciudad. Los elegidos que disfrutarían de este baile de saloon.

Acaba el concierto y un padre pasa junto a su hijo, un chaval menudo paseando cara de los que acaban de ver su primer concierto en first row. “Más como tu padre necesitaba España” sentencia el capitán Ovelleiro.

La noche acaba en el Borsa, como lo hacen las grandes citas. Los conserjes de noche se toman una a la salud de los colmaos, recordando a la buena de Miss Camiseta y su – recuerdo ya indubitable cuando la noche alucierna  - rotunda retaguardia.

Qué cabrón el Kid Chocolate. Vaya noche se habrá marcado en el jodido Hotel Los Ángeles.