Category Archives: Trapisondas

La batalla de Poniente

Hoy vengo con una historia, una batalla, real. La conté por Twitter, pero la quería traer también aquí para compartir el buen ratico. Espero que notéis en ella el ambiente “thriller” a la par que cómico que yo pude vivir en una de estas tardes de otoño en Valladolid…

Cumplimentado el apartado de hazañas bélicas de la vida diaria, vamos con todo lo demás. Se vienen tiempos duros en el blog, porque entre el libro y los #faritos llegan importantes tiempos de spameo, ya os pido perdón de antebrazo. Además, el próximo año hago una década en esto de las bitácoras, y voy a montar algo especial: 2015 será el Año Farito.

En un mes arrancarán las votaciones de este año. Si queréis echar un vistazo a los prenominados a estas alturas, los tenéis como siempre en tres partes: la primera, la segunda y la tercera. Se agradecerán peticiones, quejas, recursos e ideas.

Por otra parte, estoy acelerando para leer antes de que acabe el año una buena tanda de libros pendientes. Creo que este año he leído más que todos los del último lustro, así que me pongo un “Bien” en ese objetivo de año nuevo.

Una de enlaces…

- “El síndrome del emigrante retornado”, un interesante artículo que nos dejó hace un par de años Macarena Rodríguez. Muy de re-lectura en estos tiempos que corren.

- ¿Qué habrá sido – un lustro después – de “Abandona-Dog”?

- Y también hace ya tiempo Pablo Garcinuño nos descubrió a Sara Escudero, y fijaos ahora como anda, zapeando todo el día.

Y fin. Me comunica el señor Ordax que Lory Money tiene nuevo videoclip. ¿Algún otro videaco para nominar este año?

Me sean felices.

De Escobar e Ibañez

De pequeño era muy de Zipi y Zape, el que no me gustaba demasiado era el Botones Sacarino. Yo, la verdad, iba con el pobre loser de la historia al que todos los planes le salían mal. Más tarde me hice de Mortadelo. Muy de Mortadelo. Todo Mortadelo. Always Mortadelo.

Con el tiempo, con el que me quedo es con Anacleto.

zapatofono

¿Hermana de Ru? ¿No tiene Plan ZX?

Hablando de esto del cómic, miro hacia atrás y me acuerdo de una anécdota, saliendo de casa. Algo querían mis padres de mí y de mi hermana, y yo pensé que tendríamos que tener ambos un plan de escape como los de Zipi y Zape. Decir “¡PLAN ZX!” y que los dos saliésemos escopetados a cumplir el plan. Así se lo hice saber…

- ¿Myri, cuando tendremos un plan ZX?

- Un plan ¿qué?

Malditas hermanas mayores realistas. Yo es que por entonces pensaba que eran verdad los zapatófonos, las entradas secretas a las instalaciones de la T.I.A. y las secretarias como Ofelia e Irma.

La dulce Irma. 

¿Por qué recuerdo ahora esto? Porque el otro día me pasó algo genial…

Pues sigamos con ello… ¿Qué andamos tramando por Los 4 Palos? Este curso me tocará empezar a mí el relato cuatropalero fantástico con el que solemos terminar cada año. El último me pareció sensacional. Si no leyeron “Referendum al Tun Tun” aquello empezaba así…

“¿Alguna pregunta?”, dice el alcalde al acabar la rueda de prensa.
Una mano se levanta al fondo de la sala.
“Sí, yo quería saber su opinión sobre el referéndum convocado desde el blog…”
El regidor no deja acabar la pregunta. Sabía que esa cuestión saldría a la palestra y estaba preparado.
“Quiero dejar claro que esa consulta no se celebrará porque es totalmente ilegal –señala–. Ni yo ni ningún alcalde podemos consentir que se les despoje a los ciudadanos de su propia historia, no podemos negociar sobre algo que es propiedad de todos”.
(completo aquí)

Y acabemos con algo bonito. Hace más o menos un par de año, el gran Jósatres escribía un precio canto al optimismo… escrito en pocos centimetros.

Criad criaturas, pero hacedme un favor: introducidles el mundo del cómic. Crecerán más despiertos, soñadores y felices. Aunque a veces sueñen con escaparse del colegio…

Eche 20 centavos en la ranura

Un hombre y su guitarra, enfrentándose al público con arrojo.

7600_813271342029609_802941002895335671_n

Al estilo lo llevaron detenido

El cuadro de esta escena es bastante habitual, pero no lo es tanto que hablemos de uno de los cinco básicos de la historia del rock en español. Un Tequila, un Rodríguez. El hombre de la clase infinita… sirviendo chorros de elegancia en un pequeño local de ciudad de provincias. En mi querida Segovia.

Y no se le caen los anillos mientras despliega su arsenal de tremendas canciones, no todas ellas conocidas por el gran público, aunque sin duda muchos lo son.

Y se va sintiendo agusto y se saca de la chistera un Colgado de la Luna, un Viridiana o la canción que da titulo a esta entrada. Y se queda más ancho que largo, mientras los ahí presentes pedimos otra birra mientras le contemplamos con admiración.

Y cambia de instrumento, con el local ya en bolsillo y se saca otra pequeña perla..

Al acabar el concierto teníamos ocasión de ir a saludarle, pero yo no pude. No supe.

Me pasó algo similar de pequeño, en el Bernabéu. Me acerqué a pedir autógrafos a Luis Enrique o a Milla. Pero entonces vino él, y me quedé pasmado. Hablábamos de alguien muy grande como para que me dedicara unos minutos: tuvo que ser mi hermana la que me consiguiera el autógrafo de Don Michael Laudrup.

arielcamiseta

Pues ahí estaba otra vez yo, pero esta vez en Segovia. Sabiendo que tenía a Ariel a unos metros, pero no atreviéndome a irle a decir nada. Cómo explicarle lo importante que han sido sus canciones en tantos momentos de la vida. Algo que con un “Te admiro mucho” que habrá escuchado mil veces no se puede expresar. Necesitaría un millar de cervezas para que supiera lo importante que ha sido su puñetera música en mi vida desde hace décadas. Desde siempre, como quien dice.

Así que no fui yo sino #parientasintwitter quien me hizo quitarme la camiseta y se coló al camerino para conseguir ese autógrafo que veis y que ha convertido mi ya rara camiseta en un objeto, al menos para mí, de culto.

Y ahora, después de tanto tiempo esquivándome y siendo las fechas juguetonas, resulta que Ariel continúa viaje por Ávila y Valladolid. Pues habrá que repetir, claro.

Don’t panic

Y es entonces cuando ya lo tienes todo hecho, pero cometes el error de abrir un capítulo al azar.

#lhdhp (últimos retoques)

Y después de haber hecho cinco o doce revisiones, más un par de vistazos de #parientasintwitter, descubres mil comas mal puestas, palabras que se repiten, un verbo mal conjugado y una tilde sin poner. Todo ello en apenas dos párrafos.

Te escribe la editorial para pedirte la versión final de #lhdhp, si has comprobado que todo está bien, y lo vuelves a revisar de arriba a abajo, buscando pulir hasta el último detalle. Y sí, parece que algo cambias…

Y si antes te gustaba el final, ahora lo que te llena es el principio. Y si el capítulo veintitantos era uno del que te sentías especialmente orgulloso, ahora lo relees y te parece sin ritmo, flojo, un brote verde pero de verde inmaduro. Un pegote, vaya.

Cambias de canción, te bebes una coca-cola. Vuelves a coger la pequeña criatura, cierras la carpeta. Envías el documento y sabes que pronto será una cosita real, con sus tapas y sus costuras en su sitio.

Cántate una para celebrarlo, de las de antes de cuando molabas, Chris…

Bones sinking like stones, all that we’ve fought for…

La rueca mojada

Mañana voy a Madrí, que me han dicho que está todo bien por allí.

En realidad voy a ver a los sobrinos y a un futuro padre, que estáis últimamente todos dándole a la fábrica. Herodes está muy descontento con vosotros, y mira que no para de mandarnos señales de que la cosa está mu malita. Y va a estarlo peor aún. No tengo el optimismo en lo colectivo muy apañao, la verdad. Me basta coger cualquier encuesta de la piel de toro para ver que el 2015 va a ser graciosico.

Por eso y por más, mi intención es sacar #LHDHP antes de que acabe el año. Las novedades son que ya hay editorial que lo distribuirá por toda España, que estamos en el periodo de dejar el libro bonico, y que habrá una presentación en Ávila seguro, en Diciembre o ya Enero… y en Zaragoza tengo una idea con Pack y Manza, que eso siempre “es bien”. Para Valladolid se admiten ideas o invitaciones. Serían muy muy bien recibidas.

Hay un capítulo en el que mi banda sonora de fondo, al escribirlo, era este tema de los amigos “Aborígenes del Cemento”.

” Fallamos y no será porque no se haya visto venir”.

No sé si os pasa, pero últimamente cada vez que llueve me parece que fuera a monzones. Iba a salir a correr hasta que me imaginé siendo devorado por una ola del Pisuerga surgiendo por detrás de una esquina. Lo del correr se ha puesto de moda, que os veo yo por los tuíteres y las medias maratones. Por mi parte, volví al running (modernez infame) hasta que el estrés del trabajo se me trasladó a mi ya crónica lesioncita de la entrepierna. Pinchazo en seco y parón forzoso de una semana, a ver si las lluvias dan ahora un respiro y puedo volver a hacerme 5 kilometricos. Con el nuevo disco de U2 en las orejas, que acompaña bien en esos menesteres.

Como no salí de casa, y no todo puede ser picarse al Fifa en la PS4, me puse a leer historias viejas de este rincón…

Como aquel “One light burning”:

“Tengo que confesarte un secreto, me fía el pequeño dartacán: Quiero montar en el gusanito loco pero antes quiero dar una vuelta y buscar a Julia ¿Me acompañas?

Esquivamos trenes de la bruja, boletos que prometen secadoras y hasta un mosqueado conjuntos de ponys. Pienso que todo y nada ha cambiado”  (One light Burning)

O el “Malditos Políticos” de Alberto, que tanto tiene que ver con lo que contaba al principio:

“El café está bueno y la napolitana que ha comprado su mujer en el Mercadona entra y sale del café una y otra vez. Así está usted, el amo del mundo, cuando la radio comienza a hablar de la noticia del día: los españoles son idiotas. Bueno, la noticia no dice eso exactamente, pero eso es lo que usted ha entendido. No sabemos sumar, apenas entendemos lo que leemos y no sabemos hacer la “o” con un canuto. Usted se crece. Ya estamos otra vez, piensa. No hemos salido de la crisis y ya están otra vez dándonos palos” (Malditos Políticos)

Por si acaso todo se va al guano, esta vez yo seré más rápido. Voy a vencer esa vieja maldición de no poder ir a ver a Ariel Rot en directo. Con Willy – y las mujeres que nos inspiran – buscaremos en 9 días the wild side junto al Acueducto.

No sabía, o tal vez sí, que existían las geishas en el Azoguejo.