Trapseia

Una página web de Rubén Negro

Mysticworld (El sobre que recibí)

“¡Por fin alguien que sabe escribir! ¡Enhorabuena!”, espetaba el whatsapp que JotaJota, con sorna, había metido en el viejo chat de amigos de la época del insti. El `por fin`, intuí, iba por el errado escritor de huellas y guisantes que tenía que soltar el teléfono para encontrar las llaves del portal, por supuesto, en el último bolsillo consultado para dicho efecto.

Efectivamente JotaJota tenía razón. A Al le envidiaba de forma sana, con admiración: Guapo, alegre, jovial, runner… y gran escritor por descontado, como demostraba el enésimo premio (éste en casa) que acababa de recibir con merecimiento.

No tenía tiempo para más reflexiones de portal, porque el buzón me silbaba entre las rendijas que tenía dentro un extraño sobre.

Más peculiar aún resultaba ser el remitente: “William John Paulus Von BlackWell”. El ascensor, en el séptimo piso, no terminaba de bajar.

No podía más con la curiosidad (y hasta con el temor, que están los tiempos raros como para recibir cartas y más si parecen ser voluminosas), pero no podía abrirlo todavía: el perro se me abalanzaba pidiendo caso, lo que unido a los guantes, la bufanda, el abrigo de cremallera atascada y las zapatillas exigiendo quitar cordones antes de dejarse vencer, retenía la carta aún en algún punto de mis manos.

Por fin pude abrir el sobre de William John Paulus, de apellido Von BlackWell. Decía ser un viajero del futuro -ya decía yo que los tiempos están muy raros- y, con una extraña caligrafía, aseguraba que lo de Al no había sido un relato, sino una profecía.

Eilín no era fruto de su imaginación. Es real. El simulador es real. Esta carta es real. Ávila 2069 existe, sí, Y la experiencia… es mística”.

Puse rápidamente una mención a Juan Luis. Desperté a Pablo. Llamé a Alberto. Moví en la partida con Muñoz. Les pasé a todos ellos una captura del inicio del texto, a ver qué creían que se podía hacer con ello. No en vano, el tal WJP (Von Blackwell) decía que si queríamos saber la verdad tendríamos que seguir la vieja tradición cuatropalera de Navidad que tanto se recuerda ahora en las videoescuelas.

“Al principio sólo fue una estrella que se refugiaba en sí misma mientras todo se despoblaba alrededor”. 

El texto comenzaba prometedor.

Pd: A Illo no hizo falta mandarle nada. Me tenía el PC más hackeado que el Plants vs Zombies.

-Continúa en Los 4 Palos- 

 

próximo puesto

0 Comentarios

© 2018 Trapseia

Tema de Anders Norén