Trapseia

Una página web de Rubén Negro

La taberna del mate

– Con este texto participé en “Avilamemata” de Ávilaabierta

____

Lo novedoso de la quinta edición de “Cuenta Cuarenta” fue que por primera vez el escenario de uno de los cuentos era la propia escena del crimen que la historia narraba. En un lienzo pintado a lápiz, detrás del narrador, se veía a un hombre mayor con gafas, pensativo, mirando un tablero de ajedrez… era aquel al que llamaban “El carnicero de la Taberna” o, según quien lo contara, “El carnicero de El viajero”. El anciano, consumado y conocido ajedrecista local, fue encontrado por la policía en esa misma posición, impertérrito analizando variantes de la última partida de Magnus Carlsen. Sin inmutarse, al parecer, de que el bar fuese a su alrededor un baño de sangre que habría firmado Tarantino.

8420876275_6d15c3870d_z

Checkmate

“Lo extraño”, contaba el narrador, “es que nunca ha reconocido ser él el autor”. “Fue ahí mismo donde se encontró la navaja”, señaló a uno de los escuchantes, que no pudo sino temblar. “¡Ris-Ras! , imagináos su destreza como un caballo que se moviera dos al frente y uno a la derecha, puntada desde el estómago al corazón y giro certero hasta el pulmón”.

“A lo mejor no fue él”, dijo entonces el escuchante, experimentando cierto síndrome de estocolmo de quien está sentado donde todo empezó.

“Eso es lo terrible, amigo visitante. Lo que toda Ávila comentaría el día siguiente fue la disposición de los cadáveres: los dos policías, chico y chica, enfrente de los dos concejales, también un ella y un él. El cura de Santo Tomás posicionado entre ambos, defendiendo un supuesto ángulo de llegada de los tres concejales de Podemos, colocados en diagonal como si fueran peones. ¿Acaso no lo ves? Era una partida sobre baldosas”

Se le habilitó en Brieva la celda que fuera de Luis Roldán. Ahí sigue y no habla con nadie más que con el repartidor que le lleva la revista “Jaque”. En una entrevista con Carlos de Miguel en ÁvilaRed, éste confesó lo que el anciano le dijo en su último encuentro:

“A esos tres peones no se les podía parar, era mate igualmente”.

próximo puesto

Atrás puesto

© 2017 Trapseia

Tema de Anders Norén