No era mi mejor día ni mi mejor época, pero todo cambió. Una descarga que te coloca de nuevo en el mundo para decirte que tienes algo que hacer.

2006, finales de Octubre. El teatro se llenó de gente. Tocaron sus canciones. Leyeron sus poesías.

Javier Galán era diferente. Y me dije: rubencito, tienes el testigo. Hay que hacer un trabajo y hay que hacerlo muy bien. Y es que vi que era yo ahora el que hacía algo similar a lo que fue su trabajo y no lo hacía como lo hacía él. Pensé que si yo me muriera mañana, no me recordarían tantas personas. Vale que yo no escribo poesias, ni música. Como mucho – pensé – leerían mis escritos y mis emails. Algo falla, muchacho.

Asi que me encerré en mi cuarto esa noche, con algo para beber. Tres de la mañana y escalofríos.

“Hay personas que miran al mundo y le sacan los colores. Hay personas que nos hacen ser mejores. Hay personas que provocan que nos miremos los unos a los otros y nos abracemos. Aplaudamos. Recordemos. Nos emocionemos y finalmente sonriamos.”

Y con la magnífica edición y realización de Oscar González Pato, pudimos firmar este trabajo que ahora comparto en Trapseia. Espero que os guste y que sirva para rellenar un pequeño trozo de un gran vacío.


“ La música y la poesía eran la manera de desnudar su alma. Desde muy joven disfrutó e hizo disfrutar a sus amigos. Ninguno quiso perderse el homenaje, participar en su recuerdo…cantarle sus canciones, recitar sus poesías. Javier estaba allí

(…)

No hay título en el mundo que sea superior al de amigo. Asi nos gustaría a todos que nos recordaran. Muchas personas reunidas hablando de que siempre estuvimos ahí, que les arrancamos una emoción , una sonrisa. Un día emotivo, pero no triste, porque no es triste cu ando hemos dejado tanto para recordar. Ser hermana o ser primo de una persona que te demuestran que fue tan querida, te hace estar acompañado en tu soledad que se convierte en orgullo y en deseo de recompensar y recordar y preservar el legado de quien sólo se fue a soñar.”

Para Javier Galán.

Y para Manuel Galán, por lo vivido y por vivir. Por las emociones.

Sin tu calor
Etiquetado en:                        

12 thoughts on “Sin tu calor

  • 15 Mayo, 2008 a las 14:15
    Enlace permanente

    No lo había vuelto a ver desde que lo hicimos y hoy me he vuelto a emocionar.

    Responder
  • 15 Mayo, 2008 a las 15:42
    Enlace permanente

    eres un genio, bueno sois, los dos hicisteis un trabajo escelente que emociona cada vez que lo veo, gracias a los dos

    Responder
  • 15 Mayo, 2008 a las 15:55
    Enlace permanente

    Buufffff!!! Todavía me cuesta volver a verlo, son demasiadas emociones.

    Menudo trabajo que hicisteis Oscar y tú, dos monstruos.

    Gracias otra vez por mantener la llama.

    Responder
  • 15 Mayo, 2008 a las 17:13
    Enlace permanente

    Loco, qué gran trabajo.

    Tienes madera de periodista de los buenos, buenos, y alma de poeta, de los grandes, grandes.

    Es un trabajo precioso e inmensamente emocionante.

    Responder
  • 21 Junio, 2008 a las 13:50
    Enlace permanente

    VAYA SORPRESA!!!NO TENIA NI IDEA DE ESTO…EL CASO ES QUE HOY HE VUELTO A LLORAR Y A EMOCIONARME, GRACIAS RUBEN POR ESTE REGALO Y GRACIAS A TODOS LOS QUE ESTUVISTEIS AHI.

    UNA NOCHE TREMENDAMENTE ESPECIAL QUE NUNCA SE PODRA OLVIDAR.

    PASARAN AÑOS Y VOLVERE A LLORAR VIENDO Y SINTIENDO.

    LO QUE ALLI PASO FUE MUY ESPECIAL, AL IGUAL QUE PODETE HABER CONOCIDO JAVI.

    ME REPITO, GRACIAS A TODOS PERO MUY EN ESPECIAL A TI…JAVI.

    SE TE QUIERE Y SE TE ECHA DE MENOS COMPAÑERO

    Responder
  • 11 Noviembre, 2008 a las 18:56
    Enlace permanente

    11/11/2008.

    No soy de Ávila, pero Ávila debe estar descarnada.

    Cuando me he enterado de la noticia no he hecho otra cosa más que temblar, y aún lo sigo haciendo.

    Soy un compañero del Colegio Mayor de Madrid, donde compartí momentos inolvidables al lado de ese genio llamado Javier. Hace años que intento contactar con él, pero no lo había podido hacer, y ahora ya se que no podré hacerlo jamás.

    Vosotros le conociáis desde siempre y sabíais de su capacidad, de su don de gentes, de su humildad…

    Era, como yo, un estudiante sin mucho dinero en el bolsillo, como siempre han debido ser los estudiantes. En su habitación no había lujos ni demasiados detalles.Lo que si había era un poster de su ATHLETIC, que hacía a modo de cabecero.

    Esta etapa de Madrid, le hizo ser aún mejor persona si cabe.

    Perdonad esta intromisión.

    Por último, decir que me he emocianado sobre manera al escuchar a sus hermanos, padres, amigos etc…

    Espero que esté donde esté lo siga vibrando mucho.

    Un abrazo para todos sus seres queridos.

    Responder
  • 12 Noviembre, 2008 a las 1:24
    Enlace permanente

    No hay nada que perdonar, al revés. Esto está puesto para que todos le puedan recordar siempre en esas poesias, esas canciones, en esta noche que fue tan especial y de tantos escalofríos.

    Yo, que apenas le llegué a conocer en persona (sí a su hermano y es algo que agradeceré siempre), vibro cada vez que escucho sus canciones. Ahora mismo voy a darle otro repaso a esas melodías de Etcétera que desgarran y hacen vibrar. Un saludo, amigo

    Responder
  • 24 Junio, 2009 a las 2:12
    Enlace permanente

    Que tonto debo ser, hoy nadando ha sido la ultima vez que me he acordadode ti, Javi, y es que no hay semana que no me acuerde, … que pena de vida esta, sin ti, …

    Responder
  • 3 Junio, 2011 a las 18:20
    Enlace permanente

    ¿Es posible conseguir ese disco que encierra tanto misterio, tantos sentimientos, tantas emociones

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.